Inbound Marketing en Santander

De forma simple, el Inbound Marketing agrupa una serie de técnicas que pretenden atraer usuarios a una web/blog o perfil social, con el objetivo de que se conviertan en leads. Pero no se trata de técnicas publicitarias intrusivas, sino de acciones con mayor valor añadido en donde entran otras disciplinas como el SEO, el marketing de contenidos, la analítica web y la presencia en redes sociales. A partir de este momento el equipo de marketing se encarga de que estos nuevos contactos acaben convirtiéndose en clientes.

Pero además de esta breve definición, el Inbound Marketing no sólo es una metodología, sino también una filosofía, es decir, supone la forma en la que una marca o empresa realice sus acciones de marketing. Por eso, este nuevo concepto dentro del marketing online basado en la “no intrusión”, puede englobar un ámbito mucho más amplio y complejo.

 

Los orígenes de este “marketing de atracción”, se remontan al año 2005 con Brian Halligan, fundador de Hubspot y su socio Dharmesh Shah, que publicaron un libro sobre el tema, una nueva forma de entender el marketing en el mundo digital. Y hoy siguen captando adeptos al inbound marketing.

Tal y como recoge Hubspot en su informe anual de 2014, el 45% de los profesionales de marketing destaca al marketing de atracción como su principal fuente de potenciales clientes, frente al impacto del marketing tradicional que llega a un 22%.

 

El propio Halligan habla sobre la importancia de que las empresas deberán personalizar mucho más la experiencia de los usuarios, sacando partido a la información que consigan de sus leads, y de ello dependerá su éxito. En este interesante artículo pone de ejemplo a Amazon y su manera de ajustar los mensajes y las ofertas las necesidades de cada usuario.

 

En definitiva, lo importante es conseguir generar vínculos fuertes y duraderos con nuestro público, aportándoles información de valor, discursos que atraigan su atención, ofreciéndoles sólo lo que necesitan (o creando esa necesidad). Así las marcas podrán retener y satisfacer a sus clientes y crear con ellos una relación duradera, tal y como expuso Regis McKenna, uno de los máximos exponentes del marketing relacional.

 

Los canales de venta tradicionales están saturados y por ello necesitamos buscar nuevos canales y fórmulas alternativas que se adecúen a los gustos y preferencias de nuestros clientes.

 

Los clientes están cansados de:

Que les asalten por la calle para colaborar con una ONG o contratar una tarjeta de crédito.

Que les llamen por teléfono para cambiarse a Movistar cuando ya eres cliente de Movistar.

Que nos bombardeen de publicidad por todos los medios con mensajes unidireccionales.

Que llenen nuestro buzón de correo de spam que no hemos solicitado.

Recibimos una media de 3.000 impactos publicitarios al día, que cada vez son menos efectivos: vallas publicitarias, anuncios televisivos, banners, emails publicitarios, mensajes al móvil con ofertas, anuncios en las redes sociales… Hemos aprendido a ignorar la publicidad y pocas cosas nos llaman realmente la atención. Los ratios de apertura de emails han bajado entre un 5% y un 15% de media y los ratios de clic de los banners raramente superan el 1% (Fuente: Google).

 

Esta realidad, unida al desarrollo de una sociedad que integra en su día a día las redes sociales y la web 2.0, ha obligado a marcas y empresas a adaptar y mejorar su comunicación y su forma de dirigirse a clientes y potenciales clientes. El público ya no quiere ver anuncios, sino que busca el diálogo con las marcas, que éstas les aporten datos útiles y que el trato sea cada vez más personalizado y directo.

Inbound Marketing en Torrelavega