Definición y estructura del plan de internacionalización

El Plan de Internacionalización es un documento marco imprescindible de análisis, planificación, control y síntesis del proceso de internacionalización de una empresa, tanto a nivel de nuevas iniciativas empresariales, como en proyectos de consolidación empresariales y, por supuesto, en desarrollos de proyectos corporativos en medianas y grandes multinacionales. La función principal del Plan de Internacionalización es identificar, describir y analizar la potencial oportunidad de negocio internacional al examinar la viabilidad técnica, económica y financiera, desarrollando los procedimientos, protocolos y estrategias necesarias para llevar a término la citada oportunidad en un proyecto de Internacionalización.

El Plan de Internacionalización es un documento vivo, ya que los modelos de negocio de las empresas cambian y deben adaptarse a las nuevas circunstancias del mercado y la industria y, por lo tanto, nunca permanecen invariables; las necesidades y deseos de los equipos de gestión evolucionan; los recursos pueden cambiar a lo largo del proceso.

El plan de internacionalización incluye diversos apartados que responden a distintas preguntas. Sucintamente, estos apartados son:

  • Resumen ejecutivo.
  • Análisis estratégico de la situación.
  • Selección de mercados objetivo.
  • Diseño de las estrategias de internacionalización y del programa y organización del marketing.
  • Plan económico financiero.
  • Programación de acciones y asignación de responsables y recursos.
  • Medidas de control del plan de internacionalización.

En el análisis estratégico de la situación es donde definimos básicamente quienes somos y cómo hemos llegado a la situación actual. Definimos las fortalezas y debilidades de la empresa y también las oportunidades y amenazas en relación al entorno que rodea la empresa y a nuevos entornos a los que se desea acceder. Este análisis completaría una primera fase del plan de internacionalización.

Una vez sabemos quiénes somos y encuadramos nuestra empresa en el entorno o sector internacional, podemos responder a la siguiente pregunta, que es la de a dónde queremos llegar. Para responderla, definimos los objetivos de internacionalización y seleccionamos los mercados a los que deseamos acceder. También definimos las estrategias de internacionalización y referentes al programa y organización del marketing e incluimos un plan económico financiero que cuantifique la viabilidad del proyecto.

En una tercera fase, detallaríamos un plan de acciones que se han de llevar a cabo en el tiempo para la ejecución del plan de internacionalización. Entonces esta fase respondería a la pregunta de cómo llegamos a los objetivos marcados.

Finalmente, la cuarta fase es la de, mientras se ejecuta el plan de internacionalización, hacer seguimiento de las medidas de control que determinen si los resultados son los esperados y en qué medida se alejan de los objetivos previstos.